Gobierno Nacional de Panamá

SITUACIÓN DEL SIDA REQUIERE DE MAYOR ATENCIÓN

Jueves, 6 de Septiembre de 2007

Los países de Centroamérica, el Caribe y Panamá, se encuentran en una condición media en cuanto al virus del VIH/SIDA, debido a que existen grupos vulnerables como los jóvenes quienes carecen de conocimiento sobre el tema.
 
Durante un taller denominado “Métodos para las estimaciones y proyecciones de VIH/SIDA para epidemias de bajo nivel y planes de vigilancia de segunda generación”, que organizó el Ministerio de Salud, en conjunto con el Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) y la oficina de VIH/SIDA OPS/OMS en Panamá se concluyó que el desconocimiento sobre el tema es preocupante porque existen personas que sostienen relaciones sexuales sin control y sin preservativo.
 
A criterio de Paloma Cuchi, asesora en VIH/SIDA de la sede principal de ONUSIDA, los grupos vulnerables como los jóvenes desconocen la enfermedad porque tienen sexo inseguro, sin control, tienen varias parejas, sin mencionar aquellos grupos que por falta de conocimiento de la enfermedad se encuentran en mayor riesgo.
 
Cuchi, indicó que debe existir mayor información sobre la enfermedad y conocer exactamente sus causas de contagio y, en este caso, se trata de trabajar con la epidemia en Panamá, para saber dónde está la incidencia de la enfermedad, qué ha funcionado y cómo se está afectando la población.
 
En tanto, Diego Postigo, Consultor de VIH/SIDA de la OPS/OMS en Panamá, dijo que la vigilancia epidemiológica es muy propicia, ya que permite seguir el plan estratégico en esta materia de la ONUSIDA.
 
Aclaró que el propósito de este seminario es lograr conclusiones que permitan llevar a una tarea de ampliación en lo que se refiere a vigilancia y mejorar la estrategia en la toma de decisiones para mejorar la situación del país.
 
El director de Epidemiología del MINSA, Washington Lum, apuntó que la institución ha sostenido reuniones con los directores de las catorce regiones de salud del país a fin de realizar un taller de estimaciones y proyecciones del VIH/SIDA, y establecer una programación de vigilancia de la segunda generación.
 
Todo esto va a tener como consecuencia conclusiones de que se logre mejorar las estadísticas para poder invertir en un mejor programa de VIH/SIDA y de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) que servirá para hacer los lineamientos estratégicos y de control.