Gobierno Nacional de Panamá

Operativos del Ministerio de Salud ante las fiestas del carnaval y las medidas sugeridas de la OMS por el virus zika

Miércoles, 3 de Febrero de 2016

El Ministerio de Salud, responsable de la salud pública e interesado en las medidas precautorias llegada las fiestas del carnaval  convocó a conferencia de prensa para brindar los detalles sobre los operativos a realizar durante esta actividad.
 
Para estos operativos de carnaval el Ministerio de Salud tendrá  un total de 2,149 personas  entre médicos generales y especialistas, enfermeras, técnicos de enfermería, paramédicos, personas administrativos, inspectores, conductores, promoción de la salud control de vectores, inspectores de alimentos, veterinarios.

Además estarán funcionando 87 instalaciones habilitadas en alerta verde a su mayor capacidad de respuesta en sus secciones de emergencias médicas.

Los hospitales que brindarán sus servicios médicos son Hospital Santo Tomás, Hospital  del Niño, Hospital Nicolás A. Solano en La Chorrera, San Miguel Arcángel en San Miguelito, Hospital Chicho Fábrega, Hospital  Obaldía y Hospital Aquilino Tejeira igualmente; Hospitales de segundo y tercer nivel en el interior del país.

En casos de traslados de emergencia el MINSA será apoyado por el Servicio Nacional Aero Naval (SENAN); según  la condición del paciente e indicaciones médicas.

El Ministro de Salud Dr. Francisco Javier Terrientes  informó  que esta alerta verde decretada en carnavales es por el  volumen  de personas que estarán distribuidas a  nivel nacional y que además;  forma parte de la tarea conjunta para lo cual el  MINSA está encargado con la colaboración de otras entidades del Gobierno.

Agregó que todas las Regiones de Salud realizarán acciones, a fin de que la población disfrute de unos carnavales saludables entre los que se mencionan
* Monitoreo de los niveles de cloro en los carros cisternas.
* Medición de partículas de humo de tabaco.
*  Verificación de las condiciones físicas de los carros.
* Inspección a tolas instalaciones sanitarias (letrinas portátil) .
* Disposición adecuada de los desechos sólidos, antes y después de las actividades.
* Vigilancia y control de los puestos de ventas ambulantes y puestos fijos de interés sanitarios ubicados en la perisferia de las actividades, enfocándose en el cumplimiento de las normativas de tabaco.

Otro de los temas presentados fue la situación del Zika en Panamá lo cual el  Sistema de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud (MINSA),   detectó a partir del 27 de noviembre de 2015, casos sospechosos de la enfermedad en la región de Guna Yala  los cuales fueron confirmados el 02 de diciembre por el Instituto Conmemorativo Gorgas.

El virus zika desde su sospecha y confirmación por el MINSA, fortaleció la vigilancia epidemiológica activa, detección y atención temprana de casos sospechosos de esta enfermedad, así como la promoción e implantación de medidas de prevención, control de vectores,  medidas  adecuadas de  protección personal para reducir el riesgo de exposición (repelente, ropa de colores claros, uso de camisa manga larga y pantalón largo) y educación a la comunidad.

Actualmente  24 Países de América están siendo afectados por esta enfermedad, incluidos Panamá, con un total de 50  casos confirmados.

Ante este escenario la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado:
* La vigilancia de los casos de microcefalia y de síndrome de Guillain-Barré debe estandarizarse y mejorarse, en particular en las zonas de transmisión conocida del virus del Zika y en las zonas en riesgo de este tipo de transmisión.
* La investigación sobre la etiología de los nuevos conglomerados de casos de microcefalia y trastornos neurológicos debe intensificarse para determinar si hay una relación de causalidad con el virus del Zika y otros factores o cofactores.

Adicionalmente hicieron recomendaciones como:
·         Se debe aumentar la vigilancia de la infección por el virus del Zika al difundir las definiciones estándares de casos y distribuir medios de diagnóstico en las zonas en riesgo.
·         Se debe otorgar prioridad al desarrollo de nuevos medios de diagnóstico para la infección por el virus del Zika a fin de facilitar las medidas de vigilancia y control.
·         Se debe mejorar la comunicación de los riesgos en los países con transmisión del virus del Zika a fin de abordar las inquietudes de la población, mejorar la participación de las comunidades,  la notificación garantizando  la aplicación del control de vectores y de las medidas de protección personal.
·         Se deben promover y ejecutar enérgicamente las medidas de control de vectores y las medidas apropiadas de protección personal a fin de reducir el riesgo de exposición al virus del Zika.
·         Se debe asegurar que las mujeres en edad fértil y, en particular, las embarazadas tengan la información y los materiales necesarios para reducir el riesgo de exposición.
·         Se debe brindar orientación a las embarazadas que han estado expuestas al virus del Zika y darles el seguimiento del resultado de embarazo sobre la base de la mejor información disponible, las políticas y prácticas nacionales.
Medidas a más largo plazo
·         Redoblar los esfuerzos pertinentes de desarrollo e investigación de las vacunas contra el virus del Zika, el tratamiento y los medios de diagnóstico.
·         En las zonas de transmisión conocidas del virus del Zika, los servicios de salud deben estar preparados para hacer frente a posibles aumentos del número de casos de síndromes neurológicos o malformaciones congénitas.
Medidas con respecto a los viajes:
·         No se debe aplicar restricción alguna a los viajes o el comercio con países, zonas o territorios con transmisión del virus del Zika.
·         Se debe brindar información actualizada a los viajeros que se dirijan a zonas con transmisión del virus del Zika enfatizando los posibles riesgos y las medidas apropiadas para reducir la posibilidad de verse expuestos a picaduras de mosquitos.

La República de Panamá como Estado parte de la OMS adopta las recomendaciones del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) sobre el virus del Zika y el aumento de los trastornos neurológicos y las malformaciones congénitas.