Gobierno Nacional de Panamá

Cannabis medicinal, ¿será cierto?

Domingo, 21 de Abril de 2019

Artículo de Opinión. La planta Cannabis Sativa posee una gran cantidad de sustancias llamadas cannabinoides, que son las responsables de los efectos de la misma. 

Los Cannabinoides son sustancias químicas capaces de activar un sistema fisiológico (sistema endocannabinoide) presente en todos los mamíferos, incluyendo al ser humano. 

Realmente hay muchos cannabinoides, pero los más comunes son:

   - Tetrahidrocannabinol (THC): es el principal componente estimulante de la planta.  Actúa como euforizante, aumenta el apetito, anti emético (contra los vómitos) y antiinflamatorio. 

  - Cannabidiol (CBD): reduce el efecto psicoactivo del THC. Actúa como ansiolítico, analgésico, anticonvulsivo y anti espasmódico. 

   - Cannabinol (CBN): es psicoactivo, pero medicinalmente actúa como sedante, anticonvulsivo, analgésico y antiinflamatorio. 

En general, estos y otros receptores se encuentran en proporción variada en cada cepa de la planta, de manera que su efecto terapéutico variará de acuerdo a estas proporciones. 

De forma general, el uso medicinal del cannabis tiene los siguientes efectos: 

- Sedación y relajación. 

- Efecto analgésico y antiinflamatorio.  

- Estimulación del apetito. 

- Reducción de náuseas y vómitos, sobre todo en pacientes en quimioterapia por cáncer. 

- Dilatación bronquial, por lo tanto, se puede utilizar en el tratamiento de asma bronquial.

Además, tiene indicaciones terapéuticas en varias enfermedades como epilepsia de difícil control, síndrome de desgaste de enfermedades crónicas (como el cáncer), ansiedad extrema y con seguridad, otras que seguirán apareciendo.  

El uso recreacional del cannabis es inhalado, completamente diferente con el uso medicinal (dosis y vías de administración distintas). No es humano, ni ético, negar la posibilidad de este tipo de tratamiento a una persona que lo necesita, si no hay otras opciones. 

En conclusión, pues, no estoy de acuerdo con la siembra de la planta en Panamá, ya que el MINSA no tiene la capacidad, ni la estructura, para controlar esta situación y evitar que se use para otros fines no legales. 

Por otro lado, no se le puede negar a una persona la posibilidad terapéutica que tiene esta sustancia (cannabis medicinal) en determinadas situaciones médicas, sobre todo para aquellas en las que no existe otra opción terapéutica.  Por lo tanto, se debe permitir su uso médico, bajo control rígido del Ministerio de Salud, como de hecho ya se hace para otras sustancias.  De hecho, no hay que esperar la aprobación de este proyecto, ya que ley 14 del 19 de mayo del 2016 (ley de sustancias controladas), reglamentada por el decreto 183 del 8 de julio del 2018, permite registrar el cannabidiol y usarse con fines médicos. 

 

 

 

Miguel  A.  Mayo
@mayogastro
El autor es Ministro de Salud.