Gobierno Nacional de Panamá

LABORATORIO DE ALIMENTOS SERÁ UNA REALIDAD

Jueves, 25 de Octubre de 2007

Un laboratorio de diagnostico rápido para investigaciones de enfermedades transmitidas por alimentos que garantizaría las exportaciones de los productos panameños y reduciría drásticamente la morbilidad y mortalidad por enfermedades infecciosas representa una de las acciones del Ministerio de Salud como medida de prevención y promoción de la salud en el país.
 
La iniciativa, que estará regida por la norma internacional ISO 17025, tendrá una inversión de 750 mil balboas y deberá cumplir con un promedio de 300 muestras mensuales que permitirá controlar la calidad microbiológica de los productos muestreados por el Ministerio de Salud con la finalidad de garantizar la inocuidad de los diversos alimentos de consumo masivo nacional.
 
Según informó el director de Protección de Alimentos del Ministerio de Salud, Reynaldo Lee, se ha logrado un acercamiento con representantes del laboratorio Impectorate America Corporation quienes han mostrado su interés por la iniciativa al punto que podrían donar los equipos necesarios para realizar las pruebas de diagnostico rápido.
 
Explicó que la puesta en marcha de este laboratorio de alimentos reforzaría los trabajos que realiza la dirección a su cargo y la carencia de un proyecto de esta naturaleza en Panamá que agilizaría la detección de cualquier enfermedad producida por la ingesta de alimentos.
 
“Ahora tenemos la limitante que las muestras de alimentos sospechosas que se obtiene en las inspecciones que realiza la Dirección de Protección de Alimentos tienen que ser remitidas a otros países para obtener los resultados, no obstante, con este laboratorio se agilizarían los mismos y garantizaría análisis con estándares de calidad”, precisó Lee.
 
Las autoridades de salud han mostrado optimismo con este laboratorio particularmente ahora que algunas bacterias clínicamente importantes como Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, Escherichia coli, Salmonella spp., Klebsiella spp. y los enterococos están desarrollando resistencia rápidamente.
 
Lee sostuvo que aunque no es posible acabar con el problema de la resistencia a los antimicrobianos, sí es posible convertir esta amenaza creciente en un problema manejable, sin embargo, para ello es necesario mejorar la vigilancia de las bacterias emergentes, prolongar la vida útil de los antimicrobianos, desarrollar nuevos fármacos y utilizar otras medidas para prevenir y controlar la resistencia, como pueden ser mejores vacunas y métodos de diagnóstico y control de las infecciones.
 
Este proyecto, que sería pionero en Panamá, contará con profesionales de biología, microbiología, química, médicos veterinarios, tecnólogos de alimentos, quienes tendrán la tarea de vigilar que los alimentos, que en su mayoría se producen en campo abierto, y proteger los cultivos y animales de contaminación o infecciones causadas por alguna persona.